lunes, 13 de julio de 2015

Depresión de Don Quijote... y su remedio

"—Come, Sancho amigo —dijo don Quijote—: sustenta la vida, que más que a mí te importa, y déjame morir a mí a manos de mis pensamientos y a fuerzas de mis desgracias. Yo, Sancho, nací para vivir muriendo y tú para morir comiendo; y porque veas que te digo verdad en esto, considérame impreso en historias, famoso en las armas, comedido en mis acciones, respetado de príncipes, solicitado de doncellas: al cabo al cabo, cuando esperaba palmas, triunfos y coronas, granjeadas y merecidas por mis valerosas hazañas, me he visto esta mañana pisado y acoceado y molido de los pies de animales inmundos y soeces. Esta consideración me embota los dientes, entorpece las muelas y entomece las manos y quita de todo en todo la gana del comer, de manera que pienso dejarme morir de hambre, muerte la más cruel de las muertes. 
[...]
—Si tú, ¡oh Sancho!, quisieses hacer por mí lo que yo ahora te diré, serían mis alivios más ciertos y mis pesadumbres no tan grandes: y es que mientras yo duermo, obedeciendo tus consejos, tú te desviases un poco lejos de aquí y con las riendas de Rocinante, echando al aire tus carnes, te dieses trecientos o cuatrocientos azotes..." Don Quijote II, cap. LIX.

domingo, 12 de julio de 2015

Qué es lo que vio esta doncella en vuestra merced...

"—Sus deseos [de Altisidora hacia DQ] [...] engendraron en mi pecho antes confusión que lástima.
—[...]Pero no puedo pensar qué es lo que vio esta doncella en vuestra merced que así la rindiese y avasallase: qué gala, qué brío, qué donaire, qué rostro, que cada cosa por sí destas o todas juntas la enamoraron; que en verdad en verdad que muchas veces me paro a mirar a vuestra merced desde la punta del pie hasta el último cabello de la cabeza, y que veo más cosas para espantar que para enamorar" Don Quijote II, cap. LVIII.

sábado, 11 de julio de 2015

Tener ganas de ... en el Quijote

"-Pues sepa que quiero decir si le ha venido gana de hacer lo que no se excusa.
-¡Ya, ya te entiendo, Sancho! Y muchas veces, y aun ahora la tengo. ¡Sácame de este peligro, que no anda todo limpio! [...]
Y diciendo esto don Quijote, se apartó con Sancho en remota parte, de donde vino más aliviado", Don Quijote I, caps. XLVIII-XLIX.

viernes, 10 de julio de 2015

Hocicarse

"Yo tengo por cierto y por averiguado que esta señora que se dice ser reina del gran reino Micomicón no lo es más que mi madre, porque a ser lo que ella dice no se anduviera hocicando con alguno de los que están en la rueda, a vuelta de cabeza y a cada traspuesta",  Don Quijote I, cap. XLVI.

jueves, 9 de julio de 2015

Descarado Sancho

"Esto digo, señor, porque si al cabo de haber andado caminos y carreras, y pasado malas noches y peores días, ha de venir coger el fruto de nuestros trabajos el que se está holgando en esta venta, no hay para qué darme priesa a que ensille a Rocinante [...] pues será mejor que nos estemos quedos, y cada puta hile, y comamos" DQ I, cap. XLVI

jueves, 2 de julio de 2015

Insultar por antifrasis

"Quisieras tú que lo diera del asno, del mentecato y del atrevido, pero no me pasa por el pensamiento: castíguele su pecado, con su pan se lo coma y allá se lo haya" DQ II, prólogo.

miércoles, 1 de julio de 2015

Sancho desgobernado

"-¿Cómo venís así, marido mío, que me parece que venís a pie y despeado, y más traéis semejanza de desgobernado que de gobernador" DQ II, cap. LXXIII

lunes, 29 de junio de 2015

Una recatada doncella...

"—Cuando las mujeres principales y las recatadas doncellas atropellan por la honra y dan licencia a la lengua que rompa por todo inconveniente, dando noticia en público de los secretos que su corazón encierra, en estrecho término se hallan. Yo, señor don Quijote de la Mancha, soy una destas, apretada, vencida y enamorada" DQ II, cap. LXX

domingo, 28 de junio de 2015

Mujer fatal en el Quijote

"—Esa Angélica —respondió don Quijote—, señor cura, fue una doncella destraída, andariega y algo antojadiza, y tan lleno dejó el mundo de sus impertinencias como de la fama de su hermosura: despreció mil señores, mil valientes y mil discretos, y contentóse con un pajecillo barbilucio..." DQ II, cap. 1.

sábado, 27 de junio de 2015

¿Y qué son ínsulas? ¿Es alguna cosa de comer...?

"—¿Qué quiere este mostrenco en esta casa? Idos a la vuestra, hermano, que vos sois, y no otro, el que destrae y sonsaca a mi señor5 y le lleva por esos andurriales.
A lo que Sancho respondió:
—Ama de Satanás, el sonsacado y el destraído y el llevado por esos andurriales soy yo, que no tu amo: él me llevó por esos mundos, y vosotras os engañáis en la mitad del justo precio; él me sacó de mi casa con engañifas, prometiéndome una ínsula que hasta agora la espero.
—Malas ínsulas te ahoguen —respondió la sobrina—, Sancho maldito. ¿Y qué son ínsulas? ¿Es alguna cosa de comer, golosazo, comilón que tú eres?" Don Quijote II, cap. 2.

viernes, 26 de junio de 2015

El despecho de Altisidora

"—Muchas veces os he dicho, señora, que a mí me pesa de que hayáis colocado en mí vuestros pensamientos [...]: yo nací para ser de Dulcinea del Toboso [...], y pensar que otra alguna hermosura ha de ocupar el lugar que en mi alma tiene es pensar lo imposible. [...]
—¡Vive el señor don bacallao, alma de almirez, cuesco de dátil, más terco y duro que villano rogado cuando tiene la suya sobre el hito, que si arremeto a vos, que os tengo de sacar los ojos! ¿Pensáis por ventura, don vencido y don molido a palos, que yo me he muerto por vos?" DQ II, Cap. LXX.

jueves, 25 de junio de 2015

Sancho vence a Don Quijote

"Sancho Panza se puso en pie y, arremetiendo a su amo, se abrazó con él a brazo partido y, echándole una zancadilla, dio con él en el suelo boca arriba, púsole la rodilla derecha sobre el pecho y con las manos le tenía las manos de modo que ni le dejaba rodear ni alentar" Don Quijote II, cap. LX

miércoles, 24 de junio de 2015

Vino con denominación de origen en Barataria

"Ordenó [...] que pudiesen meter en ella [en Barataria] vino de las partes que quisiesen, con aditamento que declarasen el lugar de donde era, para ponerle el precio según su estimación, bondad y fama"  Don Quijote II, cap. LI.

martes, 23 de junio de 2015

Barcelona

"Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y en sitio y en belleza, única" Don Quijote II, cap. LXXII

lunes, 22 de junio de 2015

Matar la caspa

"¡Oh, quién se viera en tus brazos
o, si no, junto a tu cama,
rascándote la cabeza
y matándote la caspa"

Don Quijote II, cap. XLIV

domingo, 21 de junio de 2015

Don Quijote desnuda a Sancho

"Con esta imaginación se llegó a Sancho, habiendo primero tomado las riendas de Rocinante, y, acomodándolas en modo que pudiese azotarle con ellas, comenzole a quitar las cintas [...], pero apenas hubo llegado, cuando Sancho despertó en todo su acuerdo y dijo:
-¿Qué es esto? ¿Quién me toca y desencinta?
-Yo soy -respondió don Quijote-, que vengo a suplir tus faltas y a remediar tus trabajos: véngote a azotar, Sancho...", Don Quijote II, cap. LX.

sábado, 20 de junio de 2015

Depilación en el siglo XVII

"Hemos tomado algunas de nosotras por remedio ahorrativo de usar de unos pegotes o parches pegajosos, y aplicándolos a los rostros, y tirando de golpe, quedamos rasas y lisas como fondo de mortero de piedra; que puesto que hay en Candaya mujeres que andan de casa en casa a quitar el vello y a pulir las cejas y hacer otros menjurjes tocantes a mujeres..." Don Quijote II, cap. XL

viernes, 19 de junio de 2015

La hinchazón de Antonomasia

"Algunos días estuvo encubierta y solapada en la sagacidad de mi recato esta maraña, hasta que me pareció que la iba descubriendo a más andar no sé qué hinchazón del vientre de Antonomasia" Don Quijote II, cap. XXXVIII

martes, 16 de junio de 2015

Quijotesco 19 - Derribar a una doncella

"Porque hago saber a vuestras grandezas, si no lo tienen por enojo, que tocaba una guitarra, que la hacía hablar, y más que era poeta y gran bailarín, y sabía hacer una jaula de pájaros, que solamente a hacerlas pudiera ganar la vida, cuando se viera en extrema necesidad; que todas estas partes y gracias son bastantes a derribar una montaña, no que una delicada doncella" Don Quijote II, cap. XXXVIII.

lunes, 15 de junio de 2015

Quijotesco 18 - Seducción de dueñas

"Él me aduló el entendimiento y me rindió la voluntad con no sé qué dijes y brincos que me dio; pero lo que más me hizo postrar y dar conmigo por el suelo fueron unas coplas que le oí cantar una noche desde una reja que caía a una callejuela donde él estaba, que si mal no me acuerdo decían: De la dulce mi enemiga / nace una mal que al alma hiere / y por más tormento quiere / que se sienta y no se diga" Don Quijote II, cap. XXXVIII

domingo, 14 de junio de 2015

Sancho 7 - Lo que quisieridísimis

"-El Panza aquí está y el don Quijotísimo asimismo, y, así, podréis, dolorosísima dueñísima, decir lo que quisieridísimis, que todos estamos prontos y aparejadísimos a ser vuestros servidorísimos" Don Quijote II, cap. XXXVIII

sábado, 13 de junio de 2015

Sancho 6 - Humos de gobernador

"-Después que tengo humos de gobernador se me han quitado los váguidos de escudero y no se me da por cuantas dueñas hay un cabrahígo" Don Quijote II, cap. XXXVII

viernes, 12 de junio de 2015

Quijotesco 17 - ¿Dulcinea o Dulcineo?

"Levantándose en pie la argentada ninfa [...] quitándose el sutil velo del rostro, le descubrió tal, que a todos pareció más que demasiadamente hermoso; y con un desenfado varonil y con una voz no muy adamada [...]
Tenía un mayordomo el duque [...], el cual hizo la figura de Merlín [...] y hizo que un paje hiciese a Dulcinea" " Quijote II, cap. XXXV-XXXVI

jueves, 11 de junio de 2015

Sancho 5 - Sano desprendimiento

"Y si vuestra altanería no quisiere que se me dé el prometido gobierno, de menos me hizo Dios, y podría ser que el no dármele redundase en pro de mi conciencia, que, maguera tonto..." Don Quijote II, cap. XXXIII.

miércoles, 10 de junio de 2015

Quijotesco 16 - de carnes blandas y nonada impenetrables

"Es cosa ya averiguada que todos o los más caballeros andantes y famosos, uno tenga gracia de no poder ser encantado, otro de ser de tan impenetrables carnes, que no pueda ser herido [...] Podría ser que yo tuviese alguna gracia de éstas, no del no poder ser ferido, porque muchas veces la experiencia me ha mostrado que soy de carnes blandas y nonada impenetrables..." Don Quijote II, cap. XXXII

martes, 9 de junio de 2015

Quijotesco 15 - Sobre políticos

"Ya por muchas experiencias sabemos que no es menester ni mucha habilidad ni muchas letras para ser uno gobernador, pues hay por ahí ciento que apenas saben leer, y gobiernan como unos gerifaltes" Don Quijote II, cap. XXXII.

lunes, 8 de junio de 2015

Sancho 4 - y Doña Rodríguez, dueña malhablada

"—Hermano, si sois juglar —replicó la dueña—, guardad vuestras gracias para donde lo parezcan y se os paguen, que de mí no podréis llevar sino una higa.
—¡Aun bien —respondió Sancho— que será bien madura, pues no perderá vuesa merced la quínola de sus años por punto menos!
—Hijo de puta —dijo la dueña, toda ya encendida en cólera—, si soy vieja o no, a Dios daré la cuenta que no a vos, bellaco harto de ajos." Don Quijote II, cap. XXXI.

domingo, 7 de junio de 2015

Quijotesco 14 - Un grave eclesiástico

"La duquesa y el duque salieron a la puerta de la sala a recebirle, y con ellos un grave eclesiástico destos que gobiernan las casas de los príncipes: destos que, como no nacen príncipes, no aciertan a enseñar cómo lo han de ser los que lo son; destos que quieren que la grandeza de los grandes se mida con la estrecheza de sus ánimos; destos que, queriendo mostrar a los que ellos gobiernan a ser limitados, les hacen ser miserables." Don Quijote II, cap. XXI

sábado, 6 de junio de 2015

Cervantes atrevido o "el cuento de su desgracia"

Leocadia, personaje de dieciséis años en La fuerza de la sangre:
“¿Quién me toca? ¿Yo … lastimada? […] Mis enemigos me tocan; venturosa sería yo si esta oscuridad durase para siempre”. 
Y poco después: 
“con las manos procuraba desengañarse si era fantasma o sombra la que con ella estaba. Pero, como tocaba cuerpo … caía en la verdad del cuento de su desgracia”

viernes, 5 de junio de 2015

Quijotesco 13 - En torno a Ptolomeo

Dice don Quijote: - "De trescientos y sesenta grados que contiene el globo del agua y de la tierra, según el cómputo de Ptolomeo, que fue el mayor cosmógrafo que se sabe, la mitad habremos caminado [...]
-Por Dios -dijo Sancho-, que vuesa merced me trae por testigo de lo que dice a una gentil persona, puto y gafo, con la añadidura de meón o meo, o no sé cómo." Don Quijote II, cap. XXIX.

jueves, 4 de junio de 2015

Quijotesco 12 - Un asno como emblema

"[Don Quijote] acercose al escuadrón tanto, que distintamente vio las banderas [...], especialmente una que en un estandarte o jirón de raso blanco venía, en el cual estaba pintado muy al vivo un asno [...], la cabeza levantada, la boca abierta y la lengua defuera, en acto y postura como si estuviera rebuznando" Don Quijote II, cap. XXVII.

miércoles, 3 de junio de 2015

Sancho 3 o Pascal avant la lettre

"—Después que bajé del cielo, y después que desde su alta cumbre miré la tierra y la vi tan pequeña, se templó en parte en mí la gana que tenía tan grande de ser gobernador, porque ¿qué grandeza es mandar en un grano de mostaza, o qué dignidad o imperio el gobernar a media docena de hombres tamaños como avellanas, que a mi parecer no había más en toda la tierra?" Don Quijote II, cap. XLII

martes, 2 de junio de 2015

Quijotesco 11 - Surrealismo cervantino

"—Mira, Sancho, yo he considerado bien la estraña habilidad deste mono, y hallo por mi cuenta que sin duda este maese Pedro su amo debe de tener hecho pacto tácito o espreso con el demonio.
—Si el patio es espeso y del demonio—dijo Sancho—, sin duda debe de ser muy sucio patio; pero ¿de qué provecho le es al tal maese Pedro tener esos patios?", Don Quijote II, cap. XXV.

lunes, 1 de junio de 2015

Quijotesco 10 (matrimonio no romántico)

"Quiere hacer uno un viaje largo, y si es prudente, antes de ponerse en camino busca alguna compañía segura y apacible con quien acompañarse; pues ¿por qué no hará lo mesmo el que ha de caminar toda la vida, hasta el paradero de la muerte, y más si la compañía le ha de acompañar en la cama, en la mesa y en todas partes, como es la de la mujer con su marido?" Don Quijote II, cap. XIX

viernes, 29 de mayo de 2015

Quijotesco 9 - Instituto Cervantes en China, 1615

"es mucha la priesa que de infinitas partes me dan a que le envíe para quitar el hámago y la náusea que ha causado otro don Quijote que con nombre de Segunda parte se ha disfrazado y corrido por el orbe. Y el que más ha mostrado desearle ha sido el grande emperador de la China, pues en lengua chinesca habrá un mes que me escribió una carta con un propio, pidiéndome o por mejor decir suplicándome se le enviase, porque quería fundar un colegio donde se leyese la lengua castellana y quería que el libro que se leyese fuese el de la historia de don Quijote. Juntamente con esto me decía que fuese yo a ser el rector del tal colegio" Dedicatoria al conde de Lemos, Don Quijote II.

jueves, 28 de mayo de 2015

Quijotesco 8 (el vulgo)

"Y no penséis, señor, que yo llamo aquí vulgo solamente a la gente plebeya y humilde, que todo aquel que no sabe, aunque sea señor y príncipe, puede y debe entrar en número de vulgo" Don Quijote II, cap. XVI.

miércoles, 27 de mayo de 2015

Sancho 2

"No es deshonra llamar 'hijo de puta' a nadie cuando cae debajo del entendimiento de alabarle", Don Quijote II, cap. XIII

martes, 26 de mayo de 2015

Sancho 1 ("reñir a secas")

"—Con todo —replicó el del Bosque—, hemos de pelear siquiera media hora.
—Eso no —respondió Sancho—, no seré yo tan descortés ni tan desagradecido, que con quien he comido y he bebido trabe cuestión alguna por mínima que sea; cuanto más que estando sin cólera y sin enojo, ¿quién diablos se ha de amañar a reñir a secas?
—Para eso —dijo el del Bosque— yo daré un suficiente remedio, y es que, antes que comencemos la pelea, yo me llegaré bonitamente a vuestra merced y le daré tres o cuatro bofetadas, que dé con él a mis pies, con las cuales le haré despertar la cólera, aunque esté con más sueño que un lirón.
—Contra ese corte sé yo otro —respondió Sancho— que no le va en zaga: cogeré yo un garrote, y antes que vuestra merced llegue a despertarme la cólera haré yo dormir a garrotazos de tal suerte la suya, que no despierte si no fuere en el otro mundo, en el cual se sabe que no soy yo hombre que me dejo manosear el rostro de nadie." Don Quijote II, cap. XIV

lunes, 25 de mayo de 2015

Quijotesco 7 (la poesía)

La poesía: "Ella es hecha de una alquimia de tal virtud, que quien la sabe tratar, la volverá en oro purísimo de inestimable precio; hala de tener el que la tuviere a raya, no dejándola correr en torpes sátiras ni en desalmados sonetos; no ha de ser vendible en ninguna manera" Don Quijote II, cap. XVI.

domingo, 24 de mayo de 2015

Quijotesco 6 ("el copioso sudor")

"-¿Qué será esto, Sancho, que parece que se me ablandan los cascos o se me derriten los sesos, o que sudo de los pies a la cabeza? Y si es que sudo, en verdad que no es de miedo: sin duda creo que es terrible la aventura que ahora quiere sucederme. Dame, si tienes, con que me limpie, que el copioso sudor me ciega los ojos" Don Quijote II, cap. XVII

sábado, 23 de mayo de 2015

Quijotesco 5 (traduttore traditore)

"Aquí pinta el autor todas las circunstancias de la casa de don Diego, pintándonos en ellas lo que contiene una casa de un caballero labrador y rico; pero al traductor de esta historia le pareció pasar estas y otras semejantes menudencias en silencio, porque no venían bien con el propósito principal de la historia, la cual más tiene su fuerza en la verdad que en las frías digresiones" Don Quijote II, cap. XVIII

viernes, 22 de mayo de 2015

Quijotesco 4 ("entreverado loco")

"Él es un entreverado loco, lleno de lúcidos intervalos" Don Quijote II, cap. XVIII.

lunes, 18 de mayo de 2015

Quijotesco 3 (o "ver de oídas")

"—Tú me harás desesperar, Sancho —dijo don Quijote—. Ven acá, hereje: ¿no te he dicho mil veces que en todos los días de mi vida no he visto a la sin par Dulcinea, ni jamás atravesé los umbrales de su palacio, y que solo estoy enamorado de oídas y de la gran fama que tiene de hermosa y discreta?
—Ahora lo oigo —respondió Sancho—; y digo que pues vuestra merced no la ha visto, ni yo tampoco.
—Eso no puede ser —replicó don Quijote—, que por lo menos ya me has dicho tú que la viste ahechando trigo, cuando me trujiste la respuesta de la carta que le envié contigo.
—No se atenga a eso, señor —respondió Sancho—, porque le hago saber que también fue de oídas la vista y la respuesta que le truje; porque así sé yo quién es la señora Dulcinea como dar un puño en el cielo." El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha

martes, 5 de mayo de 2015

Quijotesco 2


Don Quijote, al llegar a la venta, en su primera salida, habla a unas mozas de vida alegre, que están en la puerta, como si se tratara de dos inocentes y encumbradas doncellas. Aunque al principio no pueden contener la risa al oírse llamar con términos que presuponen la virginidad, más tarde se van a mostrar muy afables y atentas con él, sirviéndole y ayudándole a beber con la frágil celada puesta y aceptando su estrafalaria conducta. Poco después de ser armado caballero de una manera nada ortodoxa por el dueño de la venta y de que una de esas jóvenes le ciña la espada y la otra le calce la espuela, don Quijote les pregunta cómo se llaman y se entera así de su humilde origen: una es la Tolosa y la otra la Molinera. Nuestro caballero andante, sin mostrar ningún asombro, por mucho que los nombres y condición no encajen con lo que él había creído -ni con el castillo en el que pensaba estar-, pide, "por su amor", a una y "ruega" a la otra, que se llamen a partir de ese momento doña Tolosa y doña Molinera. El altanero personaje no utiliza en esta ocasión vocablos arcaicos y, si confunde a las ex doncellas, es reconociendo en ellas una nobleza que no reside en titulos ni apariencias.

lunes, 4 de mayo de 2015

Quijotesco 1


Trasteando en un polvoriento desván de su casa, el hombre se procuró todo lo necesario para vestirse como un caballero andante. Limpió las herrumbrosas armas que encontró allí e hizo arreglos y remiendos para fabricar una pieza que le faltaba. Buscó un nombre apropiado para su caballo. Buscó otro para sí. Se inventó una dama a la que servir y le dio también un nombre que se ajustara a las circunstancias. Todo eso le ocupó casi tres semanas. Y después, sin más tardar, un día, que era del mes de julio, ni corto ni perezoso, se levantó antes de que amaneciera y salió a hurtadillas de su pueblo.